Entrevista a Eloy Fustero director de desarrollo de negocio de Qualcomm

Saludos a todos los que nos leen, desde el Android Libre nos llega esta entrevista bastante interesante al director de desarrollo de negocio de Qualcomm la cual comparto con ustedes íntegramente.

IMG_2478 Eloy Fustero director de desarrollo de negocio de Qualcomm

Qualcomm juega un papel elemental en hardware a día de hoy, gracias a todo su esfuerzo invertido en el proceso, y los Snapdragon se encuentran en una época de transición. Para conocer todos los detalles sobre el Snapdragon y demás novedades que tienen preparadas en este 2015, hemos acudido a Eloy Fustero, director de desarrollo de negocio de Qualcomm, quien ha atendido nuestras preguntas bajo el marco del MWC en el que han presentado novedades.

¿Podrías contarnos un poco sobre el Snapdragon 820, el 810, todo lo nuevo de Qualcomm en procesadores?

Para entender el Snapdragon 820, es interesante explicar el concepto de Snapdragon y qué hay detrás, además de que es la filosofía que venimos aplicando en Qualcomm desde antes de que yo llegara. Para conseguir reducir tamaño, optimizar costes y optimizar batería, las premisas clave para un teléfono móvil, ahora y hace 20 años, eran integrar las funcionalidades básicas que se implementan en un móvil dentro de un mismo chip. Esas premisas eran tan válidas hace 20 años como lo son ahora, la diferencia es que ahora no basta con un sólo chip para atender un único modelo de terminal, sino que tenemos que cubrir un rango muy amplio: tanto por precios finales como las funcionalidades que se implementan según el usuario al que va destinado.

Dentro de esa rama, nosotros abrimos el abanico de chips con varias familias (800, 600, 400 y 200). La gama 800 es donde incorporamos nuevas funcionalidades para luego ir bajando esas funcionalidades al resto de gamas. El Snapdragon 810 es el que ya está incorporándose en más de 60 modelos de terminales, y el 810 sigue incorporando prestaciones como la multimedia, incluye el vídeo 4K tanto en captura como en reproducción, refuerza el apartado de las conexiones tanto WiFi como 4G/LTE (hasta 450Mbps, CAT 9) pudiendo enviar y recibir más datos.

Cuando hablamos del siguiente, el Snapdragon 820, no estamos hablando de un lanzamiento exactamente, todavía estamos preparando su lanzamiento: estamos hablando de algo de lo que llevamos hablando 2 o 3 años en Qualcomm, las capacidades de pensamiento cognitivo, Zeroth. Esa tecnología de autoaprendizaje, de tratar de reproducir el comportamiento del cerebro que aprende sin que consuma mucha energía, es lo que hemos intentado aplicar en Zeroth, y estamos anunciando que todo lo que estamos aprendiendo a hacer lo vamos a incorporar en la próxima generación de smartphones con el Snapdragon 820. Todas estas operaciones que realiza Zeroth, como el reconocimiento de entornos o el de texto, son funciones que va a realizar el propio chip y no otras capas superiores: acelerando las funciones repetitivas minimizando el consumo de batería.

IMG_22311

Ya que hablamos de Zeroth, ¿se podría decir que es un primer paso hacia una inteligencia artificial?

Sí, pero no es lo que estamos anunciando: estamos trabajando mucho en ello y es posible que pueda ser así en un futuro, pero no es algo que pueda asegurar. Lo que sí queremos anticipar es que para seguir aumentando las prestaciones del teléfono con el compromiso de batería que tenemos, no basta con aumentar los nucleos, no sirve aumentar la frecuencia de reloj, hay que hacer algo más, y ese algo más que Qualcomm propone está asociado con las capacidades cognitivas, y ahí es donde estamos apostando.

¿Y todo esto podría tener mucho que ver con el futuro del automóvil, por ejemplo?

Estoy convencido de que sí. Si me preguntas como usuario, te aseguro que la próxima vez que vaya a comprar un coche probablemente, en vez de preguntar la potencia del motor o si tiene ABS, aunque siempre siendo la seguridad lo primero, probablemente lo primero que pregunte es si tiene conectividad, entretenimiento, posibilidad de distribuir WiFi en el interior, etcétera etcétera. Ese valor añadido del vehículo estoy convencido de que va a tener mejor percepción por el usuario que otras cosas. Por ejemplo, yo sufro mucho cuando estoy en el coche y no tienes conectividad, con mis hijos atrás sin que les pueda poner películas, sufro en el sentido de “¿Por qué no puedo trasladar a mi coche lo que tengo en el salón de mi casa?”.

Volviendo a la apuesta futura de Snapdragon, hay más de 60 diseños con el Snapdragon 810, pero el Samsung Galaxy S6 parece haber cortado con Qualcomm. ¿Veremos alguna vez un Galaxy S6 con Snapdragon 810?

Te diría que se lo preguntaras a Samsung, es una decisión suya. Nosotros tenemos nuestro Snapdragon 810 que más de 60 fabricantes utilizan, incluyendo fabricantes que apuntan al mismo grupo de usuarios como Sony, HTC y LG, y Samsung sigue siendo un fabricante que trabaja mucho con Qualcomm. Es una decisión que toman ellos y que respeto.

IMG_22242

Siguiendo por ese camino, una pregunta que se hace mucho es la mano que tenéis vosotros a la hora de aceptar o denegar el trabajar con otros fabricantes. ¿Cual es ese criterio?

No se si me gustaría, pero desde luego no es así. Tal vez es porque tenemos una presencia fuerte, entiendo que las percepciones sean subjetivas, pero te puedo asegurar que cuando yo entré en Qualcomm, hace 12 o 13 años, no conocía Qualcomm nadie, ni yo. Qualcomm ha tenido la suerte y ha trabajado bien en apostar por una tecnología desde el primer día. Hay cosas que no han cambiado en 13 años, como comentaba antes, y Qualcomm ha tenido muy claro que la apuesta era la conectividad, que los datos móviles eran el futuro. Hace 10 años éramos prácticamente los únicos que creíamos en ello, y es algo que se ve si miramos qué hacía nuestra competencia en ese momento. Nosotros hemos creído en ello, hemos apostado, hemos invertido en Investigación+Desarrollo miles de millones de dólares para potenciar las comunicaciones móviles inalámbricas de datos.

Esto ha hecho que seamos un referente, probablemente sí, porque es un mensaje que llevamos repitiendo 10 años, pero eso no nos da el poder de no trabajar. Al contrario, en Qualcomm nos definimos por invertir en I+D: imaginamos las cosas, las desarrollamos, trabajamos con partners, colaboramos con ellos, nos dan su feedback y volvemos a invertir en I+D. Necesitamos los partners, no menospreciamos a nadie ni a ninguno se le cierras las puertas, y te puedo asegurar que es así con todos. Muchísimo I+D, trabajar con partners, y retroalimentarnos.

Nos alejamos de las gamas altas de Snapdragon, y vamos a las gamas más bajas: 600, 400 y 200. ¿Cuales son las últimas novedades en esos campos? ¿Qué tiene más importancia?

Lo que hacemos ahora es bajar todo ese desarrollo de modem y de procesador a las gamas de chips de categorías inferiores. El nuevo Snapdragon 210 va a masificar el mercado, va a hacer accesible la tecnología LTE en un terminal con un precio de mercado razonable en la gama de entrada, ya que hemos traído el 4G en un campo exclusivo del 3G, y del 2G hasta hace no mucho. En los nuevos Snapdragon 400 hemos reforzado sus características además de mejorar la velocidad del LTE hasta CAT 6, mientras que en la gama 600 ha sido mejorar hasta categoría 7, sin dejar de lado la subida de datos, además de dotarlo con capacidades 4k.

Dejando a un lado los teléfonos, también queremos hablar del Internet de las Cosas (IoT), de darle conectividad a todo: ¿cual va a ser la apuesta de Qualcomm?

Es nuestra misma creencia del pasado, como con los teléfonos. Lo primero es dar conectividad, estar seguros de que todo está conectado, y en ese sentido hay diferentes niveles de conectividad: un coche se conectará con LTE Cat 9 o Cat 6 (altas velocidades) en un futuro, mientras que otros tipos de objetos tendrán conectividad a menor velocidad, además de estar trabajando en otros tipos de conectividad tipo Bluetooth o WiFi. Todo esto tiene en común que un requisito imprescindible para el Internet de las Cosas es controlar el consumo de energía, mucho más que en smartphones, es muy importante que la conectividad de cada objeto esté adaptada a su consumo. Otro tema importante en el que estamos trabajando es facilitar el ecosistema de aplicaciones facilitando un middleware, una capa intermedia de software, una interfaz estándar, que ayude a los desarrolladores de aplicaciones a no estar pendientes de cómo es una bombilla o cómo es un frigorífico.

Nos gustaría saltar por un momento a los wearables y a los smartwatches: ahora mismo la mayoría de dispositivos con Android Wear utilizan Snapdragon 400, que parece funcionar muy bien, ¿pero tenéis pensado hacer una apuesta por los smartwatches?

De momento, no me consta que estemos desarrollando ningún chip específico para relojes, porque creemos que el rango de chips que tenemos ahora mismo permite comercializar productos buenos en ese sentido. En lo que seguimos trabajando es en mejorar y optimizar todas las tecnologías asociadas a ello, como el Bluetooth o WiFi de bajo consumo, y es probable que mis compañeros del laboratorio anuncien novedades poco a poco.

Por último, la carga inalámbrica también es un tema en auge, y vosotros también estáis anunciando novedades en ese sentido

El tema de la carga es fundamental, y creo que va a ser una de las cosas sobre las que más se va a escribir durante este año. Desde dos puntos de vista, la carga inalámbrica por la comodidad que trae al usuario, y el quick charging o carga rápida por ser la posibilidad de que mi móvil cargue en cuestión en minutos. Estos temas relacionados creo que van a tener notoriedad durante este año, y aunque sean dos cosas diferentes, ambas suponen una gran comodidad para el usuario.

 

 

 

Fuente: El Android Libre

Comparte en las redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *