Cada vez la gente cambia de smartphone con más frecuencia, unas veces por puro capricho, otras por necesidad, y otras porque, desgraciadamente, no tiene elección, debido a roturas, o simplemente al desgaste natural de dicho terminal. Al final, cuando compramos un smartphone sabemos que este no nos va a durar para siempre.

Sin embargo, este desgaste puede no ser tan natural como parece, ya que, las compañías, intencionadamente, pueden hacer que este ciclo de cambio de móvil pase a ser mas corto de lo que debería, por una serie de motivos que te vamos a explicar a continuación.

Estos son los motivos por los que tu móvil no durará muchos años

Es cierto que terminales como los iPhone, por poner un ejemplo claro, tienen un ciclo de vida más largo, y es que aunque algunos empeoren a nivel de velocidad cuando sale una nueva versión de iOS, se puede seguir utilizando el terminal perfectamente. Pero en otros casos no pasa esto, y, como tradicionalmente ha pasado si tenías un gama baja, te ves obligado a cambiar de móvil casi cada año.

Los smartphones a veces son difíciles de reparar

Si echas la vista atrás recordarás esa época en la que los smartphones tenían una tapa de plástico extraible, y las piezas eran extremadamente fáciles de reparar, a costa de un diseño no demasiado premium.

Sin embargo, ahora muchos smartphones son una verdadera obra maestra a nivel de diseño, lo que hace que sean mucho más complejos de reparar, debido a la difícil estructura interna que tienen. Esto está directamente relacionado también con el apartado del grosor.


Algunos terminales son demasiado frágiles

Esto es algo que hemos vivido la mayoría, y es que da igual que Gorilla Glass o que DragonTrail tenga tu móvil en la pantalla, un buen golpe con el suelo va a agrietar la pantalla de tu smartphone, y esto es algo prácticamente inevitable.

Sí, es subsanable con un cristal templado a prueba de balas, pero si no lo tienes y se te rompe la pantalla, es probable que te vayan a cobrar bastante dinero por repararte la pantalla. Y esto, muchas veces te empuja a cambiar de smartphone, debido a este elevado precio.

Las piezas y herramientas son difíciles de encontrar

En los últimos años las plataformas de ventas online han crecido muchísimo, y tenemos a nuestro acceso, bueno  los que tienen acceso, millones de productos del otro lado del mundo gracias a sitios web como Aliexpress, Gearbest o Amazon, por ejemplo

Sin embargo, como es evidente, hay muchos componentes que lleva tu terminal que son muy difíciles de encontrar, o que, directamente, no están a la venta. Esto dificulta también el hecho de que lo puedas reparar.

Los manuales de reparación no suelen estar accesibles a público

Lo peor que te puede pasar es sin duda que compres las piezas que se te hayan roto, estés en tu zona de trabajo, dispuesto a devolver la vida a tu smartphone, y finalmente no encuentres cómo hacerlo.

Si tienes un smartphone muy conocido, esto no va a sucederte, ya que hay una infinidad de gente que sube tutoriales a YouTube. Sin embargo, con un móvil de gama media o baja, quizá, encontrar la manera de reparar el dispositivo sea más difícil.

Un buen método de evitar que te pase esto es visitar iFixit y consultar sus múltiples manuales de reparación, para conocer a fondo, y de manera preventiva, si vas a poder reparar el smartphone que quieres comprarte.

Otro buen método es consultar Rethink, una web de Greenpeace que agrupa los móviles, tablets y portátiles por su dificultad de reparación, según unas variables como la accesibilidad a las piezas, a los manuales o la facilidad de la propia reparación.

Fuente: Andro4all

Comparte en las redes sociales