Saludos a todos los que nos leen, como mucho ya se habían fijado no solo el Samsung Galaxy J1 ace ha aparecido por las vidrieras de ETECSA, también en una escalada hacia la cima de smartphones en ofertas podemos encontrar dos terminales que dieron mucho que hablar en el 2016 ya que sin dudas fueron dos de los smartphone más vendidos en ese año. Estaremos comparando el Huawei P8 lite salido al mercado en abril del 2015 y el Samsung Galaxy J5 que debuto en  junio del 2015, ambos vendidos por ETECSA en  223 cuc, un precio que curiosamente superior al precio de salida hace ya dos años ¿ETECSA conocerá lo que es depreciación? Pero bueno, ese no será el tema de este post sino será una comparación entre ambos para ayudar a los indecisos a escoger entre un terminal y el otro.

Pantalla y diseño

Tanto Huawei como Samsung apuestan por el equilibrio en lo que a la pantalla se refiere. Las pantallas grandes se han democratizado y es habitual encontrar terminales más sencillos que montan paneles de 5 pulgadas como el Huawei P8 lite o 5.2″ como la del Samsung Galaxy J5. Con esta diagonal, se mantiene un tamaño manejable sin sacrificar la experiencia visual que nos ofrece una pantalla más amplia. También coinciden en resolución, con una distribución de 1.280 x 720 píxeles y una densidad de 293 puntos por pulgada. De nuevo, son cifras equilibradas que, sin ser nada del otro mundo, ofrecen una nitidez más que aceptable. La única diferencia entre las pantallas de los Samsung Galaxy J5 y Huawei P8 Lite es la tecnología empleada. A pesar de pertenecer a su gama más económica, Samsung ha querido que su J5 cuente con un panel Super AMOLED. Esta tecnología ofrece un nivel de contraste más elevado, con negros profundos y colores brillantes, al tiempo que consume menos energía que los paneles LCD convencionales. La pantalla del Huawei P8 Lite es tipo IPS LCD, que no ofrece negros tan profundos, pero a cambio nos muestra una paleta de color más natural y fiel contando también con tres subpíxeles por cada píxel, lo que hace que la imagen se vea más nítida y definida. Además, va protegida con una lámina de cristal Corning Gorilla Glass 3. Ambos fabricantes se han esforzado para crear un diseño resultón que refleje la elegancia de sus modelos más punteros. Los dos están realizados en plástico, pero imitando acabado metálico -el Samsung Galaxy J5 solamente en el marco, mientras que el Huawei P8 Lite monta una carcasa de policarbonato con efecto de metal cepillado. La versatilidad del plástico se pone de manifiesto con estos dos modelos, que consiguen imitar muy bien a sus hermanos mayores. Huawei se puede anotar un tanto con su diseño unibody, más resistente, aunque no permite extraer la batería como sí sucede con el Samsung Galaxy J5. En cuanto a las medidas, el Huawei P8 Lite presume de un chasis más delgado (7,7 milímetros) y un peso de 131 gramos, frente a los 146 gramos de su contrincante, cuyo chasis tiene un grosor de 7,9 milímetros. Samsung incluye un botón físico de inicio en el frontal, flanqueado por las teclas de navegación capacitivas habituales, mientras que Huawei apuesta por botones virtuales que se integran directamente en la pantalla, dejando el frontal más despejado.

Cámara y multimedia

Samsung y Huawei también coinciden en la elección de las cámaras: 13 megapíxeles para la trasera y 5 megapíxeles para la delantera, pero, a pesar de sus parecidos, hay diferencias que vale la pena comentar. El Samsung Galaxy J5 integra un sensor de 13 megapíxeles bajo una lente con apertura f/1.9. La luminosidad de la lente es clave a la hora de hacer fotos en interiores o cuando hay poca luz natural y el Samsung Galaxy J5 cumple con nota en este punto (lleva la misma lente que el Samsung Galaxy S6). Samsung también incluye la función Quick Launch, que permite abrir la cámara desde cualquier pantalla simplemente pulsando dos veces seguidas sobre el botón de inicio. Por su parte, el Huawei P8 Lite monta una lente f/2.0, ligeramente menos luminosa, pero lo compensa con un sensor BSI, preparado para aprovechar más cantidad de luz. Los dos cuentan con modo HDR, editor de imágenes y otras funciones habituales como geo-etiquetado o fotos panorámicas. Además graban vídeos en FullHD a una frecuencia de 30 fotogramas por segundo y llevan flash LED, aunque sólo el del Huawei P8 Lite cuenta con doble flash LED que tiene luces LEDs con diferentes temperaturas de color, lo que resulta en un equilibrio de color mejor para las fotos y vídeos.

 Como decíamos, la cámara delantera de ambos modelos ofrece una resolución de 5 megapíxeles. Samsung apuesta por una lente f/2.2 e incluye un flash LED delantero. Huawei prescinde de flash y ofrece la función Mejorar selfie para conseguir auto-fotos mejor iluminadas.
 

En el apartado multimedia no hay apenas diferencias, pero destacamos que el Huawei P8 Lite cuenta con un altavoz más potente, que integra un amplificador para un volumen más alto pero evitando la distorsión.

Potencia y memoria

Samsung ha elegido el Snapdragon 410 para mover el Galaxy J5. Se trata de un chip de gama media de Qualcomm, compatible con 64 bits y formado por cuatro núcleos Cortex A53 a 1,2 Ghz de frecuencia de reloj. Va acompañado de un procesador gráfico Adreno 306 y 1,5 Gb de memoria RAM. Por su parte, Huawei se mantiene fiel a sus procesadores HiSilicon Kirin y este P8 Lite integra el Kirin 620, un ocho núcleos que funciona a 1,2 Ghz y viene con un chip gráfico Mali 450 MP4 y 2 Gb de RAM. Tanto la CPUcomo la GPU del Huawei P8 Lite son significativamente más rápidas que las de su contrincante, aunque el Snapdragon 410 ofrece una versión de OpenGL más nueva. Con todo, el Huawei P8 Lite se adelanta en la batalla por la potencia. El Samsung Galaxy J5 vuelve a quedarse rezagado con la memoria interna. El dispositivo ofrece un fondo de 8 Gb, de los cuales sólo tendremos 4,3 Gb disponibles al descontar lo que pesan el sistema y la capa visual de Samsung. En el caso del Huawei P8 Lite, la compañía china no se ha querido pillar los dedos y ofrecen 16 Gb de memoria interna de los cuales 10 GB quedan disponibles para el usuario. Los dos permiten la ampliación mediante tarjetas de memoria MicroSDde hasta 128 Gb 

llama la atención que en el kit de ventas con el Huawei vendrá incluida una memoria MicroSD de 16GB y en el Samsung la MicroSD incluida será de 8GB.

Sistema operativo y aplicaciones

Los dos terminales enfrentados fueron lanzados en la primera mitad de 2015, por lo que ninguno de los dos cuenta obviamente con Android Nougat y mucho menos con Android Oreo. El Huawei P8 Lite cuenta con la versión Android 5.0.1 Lollipop aunque actualmente se puede actualizar con android 6.0 y trae consigo y la interfaz de usuario EMOTION UI 3.1,que se caracteriza por la ausencia de un menú de aplicaciones, sus efectos y transiciones y los temas personalizados. Huawei incluye una función llamada Administrador del teléfono que permite establecer filtros para llamadas y mensajes, activar el modo de ahorro de batería, liberar memoria RAM o bloquear aplicaciones entre otras tareas. El Samsung Galaxy J5 integra Android 6.0.1 Marshmallow con la interfaz Samsung TouchWiz. Además del paquete de aplicaciones de Google, habitual de Android, también cuenta con un modo de ahorro de batería y Smart Manager, una función similar a la que propone Huawei y permite controlar aspectos como el  rendimiento de la RAM, escanea en busca de posibles virus y cierra las apps que no estamos usando para aligerar el sistema y que vaya más fluido.

Conectividad y autonomía

Las conexiones son un punto clave en cualquier smartphone y los Huawei P8 Lite y Samsung Galaxy J5 ofrecen un buen juego de conexiones para poder sacarles todo el partido. Se conectan a Internet a través de redes 3G o 4G, llevan WiFi, antena GPSBluetooth, chip NFC y WiFi Direct. Además, el Samsung Galaxy J5 añade el estándar ANT+ para usar accesorios deportivos. Las conexiones físicas son las habituales: un MicroUSB y un minijack de auriculares. Hemos dicho que el Samsung Galaxy J5 es ligeramente más grueso y pesado que el P8 Lite, pero esto tiene una ventaja, y es que monta una batería más grande, concretamente de 2.600 miliamperios. Los datos de autonomía juegan a su favor, con 18 horas en conversación y hasta 10 horas de navegación en WiFi, mientras que la batería de 2.200 miliamperios del Huawei P8 Lite ofrece 11 horas en conversación y hasta 380 en reposo. Recordamos que ambos cuentan con un modo de ahorro de batería.

Concluciones

Ambos son buenos terminales y las diferencias son siempre pequeños detalles. La decisión es complicada, y es que los Samsung Galaxy J5 y Huawei P8 Lite tienen más parecidos que diferencias. El terminal de Samsung se adelanta en aspectos como la batería, su cámara es más luminosa y la cámara delantera lleva Flash LED. También lleva una versión de Android ligeramente más nueva y su pantalla Super AMOLED es sin duda un punto a su favor. Sin embargo, el Huawei P8 Lite le pone las cosas difíciles en puntos como la potencia, el sonido y la capacidad de almacenamiento. Además, su diseño tiene mejores acabados y, a pesar de estar hecho en plástico como su contrincante, la construcción unibody le aporta solidez. Desde el punto de vista técnico, son prácticamente equivalentes, excepto los detalles puntuales que les hemos contado. Por ello, si valoran más la autonomía les interesa comprar el móvil de Samsung, pero si valoran la potencia, el almacenamiento y la comodidad, el Huawei P8 Lite será su opción, así que la decisión queda en sus manos.   ¿Con cual de los dos terminales te quedarías tu?  

Comparte en las redes sociales