Samsung y Apple han estado enfrentados desde siempre, compitiendo por hacerse con la mayor parte del pastel del mercado de la telefonía móvil. Eso es lo que vemos, pero lo que no se ve es que Apple mantiene una estrecha relación comercial con la firma coreana, porque, como bien sabes, Samsung Display, la división fabricante de pantallas de Samsung, es la encargada de fabricar los paneles OLED del nuevo iPhone X. Sin embargo, parece que la cosa empieza a complicarse.

Pantalla del iPhone X

Samsung es el único proveedor de pantallas OLED para el iPhone X, lo que en última instancia significa que una reducción en las ventas del iPhone X afectará directamente al negocio de Samsung. Los últimos rumores indican que, a diferencia de lo que ha hecho siempre, Apple no va a mantener el iPhone X junto a su sucesor, sino que directamente cortará la producción, lo que evidenciaría todos los recientes informes que apuntan a una disminución de los pedidos a Samsung por parte de Apple.

El último, como reportan desde ET News, afirma que Samsung Display dijo a sus socios el mes pasado que reduciría el volumen de compra de los componentes necesarios para fabricar las pantallas OLED. En su previsión, Samsung apuntaba que se reducirían los pedidos en más de un 50% durante el primer trimestre de 2018, pasando de 40 millones de unidades a 20 millones, y que esperan que esta caída en los pedidos sea continua durante la segunda mitad del año.

Tal y como dice un representante de un fabricante de componentes, “la cantidad de pedidos se ha reducido en más del 50% cada trimestre, y no hay pedidos programados para la segunda mitad de este año a partir de ahora“. Esto es algo normal debido a la fecha en la que estamos, ya que las marcas están mirando hacia sus próximos lanzamientos y cesan un poco la producción de sus actuales modelos, aunque “[en el caso del iPhone X] estamos perdiendo más pedidos de lo habitual”, señala la publicación, que cita a otro proveedor de Samsung Display.

No sabemos si es porque Apple quiere reducir su dependencia de Samsung en la fabricación del componente más importante de su tope de gama, o si es que quiere diversificar la cadena de producción. De hecho, varios informes señalan que Japan Display y Sharp querrían fabricar estas pantallas durante la segunda mitad de 2018, pero tendremos que esperar para averiguarlo.

Comparte en las redes sociales