Hace ya bastante tiempo que hemos escuchado de terminales de Xiaomi: fabricante que comercializa buenos dispositivos a bajo coste para el usuario final. Que sus terminales posean debilidades en apartados como la calidad en la que sus cámaras toman instantáneas, o la calidad de la grabación de vídeo no es nada nuevo. Nada que criticar puesto que independientemente de este incoveniente la calidad de sus dispositivos por el precio que la compañía pide por ellos es envidiable. Tampoco es nuevo…