Este año podría ser desplegado en Windows 10 el soporte de aplicaciones Android

En los últimos años hemos visto del interés de Microsoft por Android, y Project Latte es, probablemente, la consumación más clara de estos planes. Y aunque el objetivo de este proyecto pueda parecer demasiado ambicioso y complejo, la realidad es que podría estar bastante más cerca de lo que pensamos a finales del año pasado, cuando empezamos a escuchar hablar del él. Esto, claro, nos hace pensar que en realidad los de Redmond llevan ya bastante tiempo trabajando en él. Y es que, según Gizchina, Project Latte podría debutar en algún momento de este mismo año.

Si no lo conoces, debes saber que Project Latte pretende traer las apps de Android a Windows 10, pero que a diferencia de lo que hemos visto hasta ahora, es decir, mediante emuladores o con stream desde un dispositivo con Android, en esta ocasión estaríamos hablando de soporte nativo, es decir, que el sistema operativo de Microsoft sería capaz de ejecutar las apps de Android sin necesidad de emplear dispositivos y sin capas de una capa de emulación en la que ejecutar una instancia de Android.

La propuesta de Project Latte es que los desarrolladores de aplicaciones empaqueten y distribuyan sus aplicaciones en formato MSIX, la gran apuesta de Microsoft para unificar los distintos sistemas de instalación existentes en la actualidad y, de paso, atraer a más desarrolladores a llevar sus creaciones a Windows 10. Y es que aunque el ecosistema de apps para Windows sigue siendo enorme, los últimos años el interés de los desarrolladores tiene en este orden a iOS, Android y web. Y el mejor ejemplo de ello lo tenemos en la «escasa» oferta que podemos encontrar en Microsoft Store.

Para que esto sea posible, Project Latte se basa en el desarrollo de un subsistema Android que, a su vez, estaría basado en el subsistema de Linux ya presente en Windows 10 desde hace algún tiempo. Y es que, de este modo, los desarrolladores no tendrían que aplicar prácticamente ningún cambio a sus apps para poder empaquetarlas como MSIX y, de esta manera, hacerlas llegar a Windows, además obviamente de a Android.

El único problema para Project Latte, eso sí, y que puede suponer una cortapisa, es que algunas apps para Android son dependientes de algunos servicios de Google (ya que éstos se dan por supuestos en dispositivos Android), que evidentemente no estarán presentes en Windows. Así, los desarrolladores de apps que quieran llevar sus apps a Windows deberán tener en cuenta esta limitación, bien sea para renunciar a alguna función o para buscar alternativas que sí que estén disponibles en Windows.

Otro aspecto que todavía no está demasiado claro es si las versiones de las apps de Android que lleguen a Windows 10 gracias a Project Latte tendrán que hacerlo, necesariamente, a través de Microsoft Store o, por el contrario, podrán descargarse desde cualquier origen, como ya ocurre con los otros formatos de instaladores compatibles con el sistema operativo de Microsoft. Y es que, si los de Redmond deciden canalizar todas las apps de Android que lleguen a Windows 10 a través de la tienda de apps, esto puede suponer un espaldarazo a la tienda online de aplicaciones de Windows.

Una colaboración de Tecnología al Día

Comparte en las redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *